Tres grandes voces para "Il trovatore"

Il trovatore. Ópera en cuatro actos de Giuseppe Verdi. Libreto de Salvatore Cammarano sobre El trovador de Antonio García Gutiérrez. Orquesta Estable del Teatro Colón. Dirección musical: Giacomo Sagripanti. Coro Estable del Teatro Colón. Director: Miguel Martínez. Puesta en espacio: Marina Mora. Concepto escénico: Gabriel Caputo. Diseño de iluminación: Rubén Conde. Reparto: Anna Netrebko (Leonora), Olesya Petrova (Azucena), Yusif Eyvazov (Manrico), Fabián Veloz (Conde de Luna), Fernando Radó (Ferrando), María Belén Rivarola (Inés), Santiago Martínez (Ruiz), Sergio Wamba (Viejo Gitano), Cristian Taleb (Mensajero). Teatro Colón. Función del 17/8/2023.

 

Anna Netrebko, prima donna absoluta en este Trovatore 2023. Foto: Máximo Parpagnoli / Gentileza Prensa TC

El melodramma de Verdi y Cammarano nació de una intención fallida. Según consta en la correspondencia entre ambos, el maestro pretendió un libreto que le permitiese trabajar nuevas formas, capaz de alejarlo del canon compositivo de la época y que le diese la oportunidad de ofrecer a su público una absoluta novedad. No quería la típica división en números rígidamente estructurados, sino una “ópera de una sola pieza” -tales fueron sus palabras- de fluir continuo, sin coro de introducción, sin números cerrados y alejada de toda convención. En definitiva: desplazar esa suma de factores que hacen de la ópera de la primera mitad del siglo XIX algo tan reconocible, para a menudo caer en la rutina y en un inevitable desgaste.

Tal su costumbre, Verdi se ocupó de elegir el tema, para el caso el drama homónimo del español García Gutiérrez. Pero era imposible que el poeta contentase semejantes exigencias, pues Cammarano -libretista de Donizetti- se había formado en plena tradición del primo ottocento y el resultado fue todo lo contrario a la intención original: el libreto es como una hoja de ruta que determina la forma y el rumbo de la música. A pesar de todo, el compositor quedó muy satisfecho con el altísimo nivel musical alcanzado mediante los versos de Cammarano. Tradición, sí, pero en su estilo más pulido y refinado, elevado a grandes alturas; el libretista murió al terminar la célebre cabaletta “Di quella pira” y fue sucedido por su asistente, Emanuele Bardare, que finalizó el libreto en base a los apuntes dejados por el poeta difunto.

En la versión ofrecida por el Teatro Colón en esta temporada 2023, el italiano Giacomo Sagripanti (titular de la Ópera de Tiflis, Georgia), realizó en su carácter de director musical una labor clara y ordenada, a la vez que se mostró buen acompañante en los momentos solísticos. Algún pasaje crítico cercano al desbande (la escena concertada del comienzo del acto III, entre el Conde, Azucena, Ferrando y el coro) no impide afirmar que su labor se colocó con discreción por encima de lo medianamente correcto. Muy buen desempeño de la orquesta, a excepción de algún instrumento solista como la trompeta, y excelente el Coro Estable preparado por Miguel Martínez.

En lugar de versión de concierto tal como estaba anunciado, este Trovatore se ofreció en versión semi-stage. No es mi deseo repetir aquí lo expresado en relación a la producción de Anna Bolena en cuanto a que los responsables de los diversos rubros merecen una ocasión mejor para mostrar su trabajo. El principal teatro de ópera de América Latina y uno de los mejores del mundo en lo edilicio no puede desvirtuar la naturaleza de un género que exige tanto de la música como del aspecto dramático (ni falta que hace aclararlo), y si el segundo brilla por su ausencia -una versión semi-montada no lo suple- la representación, así cuente con intérpretes destacados, se malogra. Por lo demás, cabe señalar que aquí los solistas se movieron con algo más de libertad que en el drama de Donizetti.

En cuanto al elenco vocal, Anna Netrebko afirmó una vez más su estelar personalidad y demostró las razones por las cuales es una de las más grandes artistas líricas del momento. Lleva décadas cantando, de a ratos se puede percibir alguna que otra nota dudosa, pero esto no logra empañar la enorme personalidad y la admirable escuela de canto, que hace sentir al oyente que uno de los más difíciles papeles de Verdi para su cuerda es “cosa sencilla” para ella. La voz llenó la sala sin forzar en lo más mínimo, con un ejemplar manejo del canto sul fiato y piani ejemplares: cantar piano no significa disminuir la voz, enmudecer, como se suele mal interpretar, sino regular el aire y el apoyo sin debilitar, cosa que Netrebko sabe hacer magistralmente como parte de una suma de virtudes. El primer cuadro del último acto, con el arduo bloque D’amor sull’ali rosee – Miserere – Tu vedrai, seguido por el gran duetto con el Conde en el cuadro final, fueron antológicos (dicho sea de paso, todas las cabalette se cantaron con los cortes abiertos, esto es con sus repeticiones).

Fabián Veloz, impecable como el Conde de Luna. Temporada 2023. Foto: Máximo Parpagnoli / Gentileza Prensa TC

Fabián Veloz demostró una vez más ser un barítono verdiano ideal por su calidad vocal, dominio técnico y comprensión del estilo. Cantó un excelente Conde de Luna que creció a lo largo de la función y cosechó merecidísimos aplausos.

La gran sorpresa fue la aparición de Olesya Petrova, como Azucena. Su desempeño en este drama, que en un principio Verdi pensó titular La zingara, fue asombroso y superlativo. Un registro de mezzo de alto poder, entero a lo largo del registro, desde los extremos graves al agudo, una intensa composición dramática (a pesar de las limitaciones de la versión escénica) y en resumen la más completa desde el punto de vista vocal entre los excelentes cantantes mencionados. Mucho tiempo pasará hasta que al escenario del Colón regrese una Azucena de esta calidad.

Fernando Radó como Ferrando fue correcto, aunque para su personaje lo más indicado es una voz de mayor densidad. María Belén Rivarola estuvo a la altura de las circunstancias y no está de más señalar que si bien su inclusión en esta parte secundaria fue muy acertada, por su calidad vocal debería ser tenida en cuenta a corto plazo para papeles de mayor compromiso. Del resto de estas partes señalo a Sergio Wamba, a cargo de un papel mínimo, un vecchio zingaro, lo cual no impidió apreciar no solo su prestancia, sino un interesantísimo material vocal, bien timbrado, de color agradable y segura articulación: alguien a ser tenido muy en cuenta, no abundan los cantantes de calidad y creo que aquí estamos ante un elemento muy promisorio.

Y nos falta Manrico. Es probable que a estas alturas y forzado por la costumbre, el tenor que tuvo a su cargo la parte principal haya olvidado su propio nombre: en todo el mundo lírico, en cada idioma, es “el marido de la Netrebko”, así que mejor llamémoslo como corresponde: Yusif Eyvazov. Su caso va más allá de la siempre tan mentada falta de tenores, pues no es sino un advenedizo de la lírica, un tenor con voz de comprimario -sin ofender a los tenores de esta clase, que los hay excelentes- puesto en primeros roles, con una floja base técnica y una “colocación”, si cabe el término, que nos hace preguntar dónde tiene puesta su voz, cuya escucha es por cierto ingrata. Paralelamente, otra de las cosas que más llama la atención es la decadencia de un público que ovacionó a Eyvazov a la par de Netrebko, Petrova y Veloz. En suma: gracias a soprano, mezzo y barítono, este Trovatore valió la pena; y en cuanto al primo tenore, no queda más que suspirar con resignación.

Claudio Ratier

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo cómico, en serio

Sobre todo, Puccini